• José Becerra M.D., M.P.H.

Consultas epidemiológicas - I

Si sufre una fractura, consulte a un(a) ortopeda. Si sangra durante el embarazo, consulte a un(a) obstetra. Si padece de un tumor cerebral, consulte a un(a) neurocirujano(a). Si tiene una pregunta sobre epidemias, consulte a un(a) epidemiólogo(a).
Un técnico de radiología no debe interpretar radiografías, ni un técnico de laboratorio debe interpretar los resultados. De igual manera, quien recopila datos y maneja información no está necesariamente capacitado —por conocimiento y experiencia— para interpretarlos. Consulte a un epidemiólogo acreditado para informarse sobre epidemias.


P: ¿Por qué la mortalidad COVID-19 (por cada 100,000 habitantes) continúa en ascenso?

R: La mortalidad, distinto a la letalidad, se mide por población total, pero además se define por el lapso de tiempo que incluye. Cuando no se define, se asume que se refiere a la tasa de mortalidad anual, la suma de todas las muertes en un año. Para seguir el progreso de la pandemia COVID-19 es preferible reducir ese lapso, semanal o mensual. Así, se puede evaluar la tendencia en la tasas de mortalidad. Sin embargo, como el denominador (población promedio total) no cambia significativamente, resulta mas sencillo examinar la curva del total de muertes diarias, un reflejo tardío de la curva epidémica.


P: ¿Por qué dicen que la letalidad COVID-19 ha ido disminuyendo y que ya casi se iguala a la de influenza?


R: A pesar de ser un sinónimo de mortalidad, el concepto de letalidad adquiere otro significado en epidemiología. La tasa de letalidad es el número de muertes dividido por los casos confirmados o probables de la enfermedad ("case fatality rate"). Las defunciones en el numerador de esta tasa pueden ser directa o indirectamente asociadas o atribuibles a la enfermedad, en este caso COVID-19. Los casos confirmados a ser incluidos en el denominador usualmente varían durante una epidemia, predominando los casos más graves inicialmente, lo que sugiere una tasa de letalidad artificialmente alta, que se va ajustando al valor real según progresa la epidemia y se captan mas casos confirmados de enfermedad. El el caso de COVID-19, el estimado de la tasa de letalidad de la enfermedad se ha reducido de un 6% al 10% inicialmente a un 1% al 3% actualmente, una tasa de la letalidad mucho mayor que la de la influenza. La confusion surge porque a mayor número de pruebas realizadas, mayor es la proporción de infectados asintomáticos en el denominador de esa tasa. Sin embargo, cuando se incluyen infectados asintomáticos (sin enfermedad) en el denominador ya deja de ser la tasa de letalidad de la enfermedad para convertirse en la tasa de letalidad de la infección ("infection fatality rate"). Se desconoce cual es al tasa de letalidad de la infección de la influenza, por lo cual no se pueden hacer comparaciones. Así que cuando escuche decir que la tasa de letalidad de COVID-19 (la D del COVID significa "disease"), no se deje confundir. COVID-19 es una enfermedad letal.


P: ¿Están aumentando los contagios COVID-19 en Puerto Rico?


R: La transmisión comunitaria del virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19 se estima mediante la curva epidémica. La curva epidémica se estima de acuerdo con la fecha de inicio de síntomas de los casos COVID-19 confirmados por prueba molecular (PCR). En ausencia de esa fecha, la fecha de la toma de la muestra es la mejor aproximación. Al inicio de la pandemia COVID-19 en PR se reportaban laboratorios con resultados positivos duplicados. Una vez el Departamento de Salud depura retrospectivamente los datos acumulados, se pueden analizar epidemiológicamente los casos (individuos, sin duplicar) confirmados por prueba molecular, lo que permite estimar la curva epidémica con mayor precisión. Sin embargo, el Departamento de Salud depende de que los laboratorios registren prospectivamente todos los resultados de laboratorio (positivos y negativos) directamente al BioPortal <24 horas después de la toma de muestra. Como esto todavía no sucede, es dificil estimar oportunamente cualquier cambio en la tendencia de contagios COVID-19 en la isla. Se depende entonces de monitorear las estadísticas de las hospitalizaciones (ocupación y ventiladores) y la curva de mortalidad (indicador tardíio). También se puede utilizar la tendencia histórica de la curva epidemica, que demuestra un pico cerca del 30 de marzo con tendencia descendiente desde entonces, a pesar de que el mumero de pruebas moleculares (PCR) ha aumentado durante el periodo del descenso. El aumento relativo en las pruebas serológicas no guarda una correlación causal con el descenso de la positividad en las pruebas moleculares. Así que la próxima vez que usted lea en la prensa sensasionalista, y hasta en artículos de columnistas prestigiosos del país, que se reportan decenas de "casos nuevos" ese día, sepa discernir que esos números no se refieren a contagios nuevos del día anterior, que son contabilizados retrospectivamente y asignados a la fecha de la toma de la muestra para construir la verdadera curva epidémica basada en pruebas moleculares. Las pruebas serológocas no son incluidas en la curva epidémica por no representar contagios mas recientes que estimen cambios en la transmisión comunitaria. Sin embargo, los resultados de las pruebas (rápidas) serológicas se utilizan para estimar las tasas de mortalidad, por su interpretación clínica (estadío de la enfermedad) y para estimar la prevalencia de COVID-19 en una comunidad mediante surveys de serorepvalencia seriados.


### Rev 2020.06.10


Nota: Las preguntas y respuestas que aparecen en esta sección son actualizadas de acuerdo a la información científica disponible. No se pretende dar respuestas finales y dogmáticas a cada pregunta. Se invita al lector a someter preguntas y a expresar su opinión y/o sus dudas sobre las respuestas escribiendo a JBecerra@cosacopr.org. Toda correspondencia será considerada para ser incluida en esta sección. Gracias.


José Becerra, MD, MPH, FACPM

Atlanta, GA & San Juan, Puerto Rico

Retired Centers for Disease Control Medical Epidemiologist


Adjunct Associate Professor of Epidemiology and Biostatistics

University of Puerto Rico - Medical Sciences Campus

Graduate School of Public Health



The Data, Information, Knowledge and Wisdom Pyramid of Enlightenment (DIKWE) is the upper structure  of lower, inverted and dark counterpart, as in an octahedral pyramid,


The Counter Pyramid of Darkness (GMFAD)

  • Glut

  • Misinformation

  • Fallacies

  • Arrogance

Misrepresenting the truth (mistaken beliefs, fallacies, illusions) is the inevitable outcome of data glut conflated as misunderstood information. Confounded opinions beget the arrogance of the ego-gloated ignorant: data rich, wisdom poor.


Like Theseus, the seeker must follow Ariadne's Thread — the metaphorical link from raw data to meaningful information to actionable knowledge to useful wisdom — in order to kill the Minotaur of misinformation and weave a lighted way out to the truth. Otherwise, the misguided aspirant is bound to the circuitous maze of the blind leading the blind in the GMFAD Pyramid.


https://hierarchicaldemocracy.blog/2020/06/09/from-gmfad-to-dikwe/

0 vistas